Si has leído las publicaciones anteriores, es probable que hayas estado pensando y analizando profundamente tus acciones, tu propósito y tu mentalidad.  Pero a veces puede ser difícil traducir estos pensamientos en algo que tendrá un efecto positivo en tu vida diaria.  Entonces, ¿cómo puedes transformar esos pensamientos en algo que genere resultados verdaderos en tu productividad?

pen & paper journaling

Es posible que, después de pensar profundamente y observar tu comportamiento, ya sepas lo que es verdaderamente importante para ti, y ahora es el momento de actuar de forma tal que ese conocimiento se vea reflejado.  Saber por qué quieres hacer algo realmente es esencial; porque te ayuda a trabajar y a desempeñarte en pos de un propósito.  Estas son tres claves para convertir tu conocimiento en acciones: Preséntate, haz un buen trabajo, y mantén el contacto. Veamos qué significan cada una de ellas, y cómo pueden ayudarte a hacer de lo bueno algo mejor.

Preséntate.  ¿Cuántas veces te invitan a eventos – tanto en tu vida personal como profesional – y aunque te gustaría ir, sabes que tu mente estará concentrándose en otras cosas? Presentarte es más que llegar a horario; significa estar presente, mentalmente enfocado y listo para aprovechar la experiencia al máximo.  Considera estos conceptos: motivación, propósito, y estar presente.  Cuando decides ir a cualquier parte, prepárate con anticipación, consigue el equipamiento que necesites, concéntrate en lo que estás haciendo, conoce la razón por la que lo haces, y muéstrale a todos que realmente estás presente y comprometido.

Haz un buen trabajo.  Esta idea se está volviendo cada vez más importante a medida que el lugar y el concepto del trabajo cambian.  Hacer un buen trabajo por lo general se basa en escuchar a las personas a nuestro alrededor: nuestros colegas, nuestros clientes, nuestros gerentes y los miembros de nuestra red de contactos, y prestar atención a lo que ellos dicen, nos piden o les importa.  Puedes empezar prestándole atención a las personas a tu alrededor que están haciendo un buen trabajo.  Entabla conversaciones con ellos e intenta pensar cómo podrías contribuir con lo que ellos están haciendo o a lo que les interesa.  También puedes presentarles a otras personas que tú conozcan y que tengan intereses o áreas de enfoque similares.  Participa y trata de aprovechar al máximo cada interacción.

Mantén el contacto.  A veces nos olvidamos el impacto que podemos generar con solo recurrir a nuestra red de contactos.  Durante las próximas cinco semanas, piensa en las personas con las que no has hablado últimamente – puede ser un mentor, un cliente, un colega o un amigo – y proponte contactarlos.  Comparte con ellos lo que estás haciendo y pregúntales en qué están concentrándose estos días.  Asegúrate de hacer esto todas las semanas para un mayor impacto.

Estas son, entonces, los tres simples pasos para conseguir impulso:

  1. Durante los próximos cinco días, involúcrate en las cosas que haces a cada momento, ya sea si vas a una reunión, una fiesta de cumpleaños, o si trabajas en un informe.
  2. El próximo miércoles, recuerda contactar a las personas en tu red con las que no has hablado últimamente.
  3. La próxima vez que estés en un evento o una reunión, conversa con personas que están haciendo un buen trabajo y descubre de qué manera puedes contribuir.

Estas tres prácticas realmente tienen el poder de llevarte al siguiente nivel.

Jeremy