Hace más de una década enseñaba español e historia en una escuela preparatoria de Ojai, California. Con el tiempo me di cuenta de que estaba más y más ocupado, y terminaba cada día con una lista más grande de tareas incompletas. Para intentar mejorar mi desempeño, comencé a llegar más temprano a la escuela y me llevaba trabajo para hacer durante los fines de semana. Terminé por enfermarme más frecuentemente, y utilizaba todo mi tiempo libre para descansar. Me di cuenta de que no podría seguir con este ritmo por mucho tiempo.

Por suerte escuché acerca de un curso llamado “Cómo Administrar el Tiempo” para profesores, y fue aquí donde comencé a darle forma a lo que más tarde identificaría como mi declaración de “Para que…”. Nos pidieron que describiéramos en una sola oración nuestra filosofía de enseñanza. La mía era “Enseño para que los alumnos vean más allá de Ojai”. Y qué poderosa era esa declaración. Cuando identificas y te involucras con tu verdadero objetivo, será más fácil para ti trabajar en tus TMIs (tareas más importantes) y ganar impulso. ¿Alguna vez viste a alguien estar tan concentrado en lo que hace que puedes notar que están completamente comprometidos, y felices de hacerlo? Eso sucede porque están trabajando en dirección a su “Para que…”, dando pasos para alcanzar la segunda parte de esa oración.

A veces podemos sentir que nuestras TMIs son “superadas por los eventos”, como dice uno de mis clientes. Las distracciones nos apartan de nuestros objetivos, y tendemos a enfocarnos en las “crisis” más recientes, o en los proyectos que parecen más urgentes que nos llaman con mucha más fuerza que nuestras TMIs, pero que no nos hacen avanzar en una dirección positiva.

Por esta razón, voy a compartir contigo algunos pasos fuertes que puedes dar para ganar impulso y concentrarte en las áreas que son más importantes para ti. En primer lugar, deberás evaluar cuánto tiempo estuviste realmente involucrado en tu objetivo “Para que…” en las últimas 100 horas. Revisa todos tus registros, tu agenda, las revistas y artículos que leíste, las personas con quienes hablaste, y decide si invertiste suficiente tiempo, o no el tiempo suficiente, en cada área de importancia. (Escucha mis podcasts para encontrar más recursos sobre este tema https://womackcompany.com/resources/podcast/).

A partir de hoy y durante los próximos cinco días elige 4 TMIs para enfocarte a diario, y tómate un tiempo al finalizar cada día para revisar cómo avanzaste en cada tarea, cómo te sientes al respecto, y adelantar las cuatro TMIs en que te enfocarás mañana. (Lee más sobre esto en la pag. 134 de mi libro “Your Best Just Got Better”). Escríbelas en una tarjeta y déjala en un lugar donde la veas a la mañana siguiente. Haz un inventario de tus TMIs; incluye de 20 a 30 áreas de interés para que puedas elegir cuatro de esas tareas cada día. Recuerda que necesitarás actualizar esta lista periódicamente a medida que tu entorno cambie. Esta perspectiva te ayudará a evaluar tu nivel de compromiso con tus objetivo “Para que…”. Comienza ahora mismo haciéndote esta pregunta: “¿Con qué cosas estoy comprometido?”.