Si has leído los artículos anteriores, sabes lo importante que es estudiar la forma en que utilizas tu tiempo, energía y concentración para pensar en cosas más grandes y lograr más. Ya sea que hayas estado siguiendo mis consejos en los mensajes anteriores, o que esta sea la primera vez que descubres este blog, puedes implementar las siguientes sugerencias para evaluar tu administración de tu tiempo hasta el momento, y mejorar en las dos áreas que son la clave de tu productividad. Todo lo que tienes que hacer es tomar la decisión de concentrarte, y rendir cuentas del éxito alcanzado.

¿De qué estoy hablando cuando digo que necesitas tomar la decisión consciente de concentrarte? Para conectarte realmente con las actividades y proyectos en los que estás trabajando, necesitas estar consciente de lo que estás haciendo, y decidir enfocarte en esa tarea en particular. Al final del día, tómate un momento para pensar en las reuniones, sesiones de trabajo, o citas que llenan tu agenda de mañana, y reasígnales un nivel de prioridad. ¿Hay alguna de ellas que puedes posponer hasta el día siguiente? ¿Podrás estirar tu poder de concentración lo suficiente para cubrir todas estas áreas de trabajo? Haz lo mismo con respecto a tu agenda para la próxima semana. Si tienes varias reuniones, ¿hay alguna manera de combinar dos de esas reuniones en una sola? En otras palabras, decide aquello en lo que quieres concentrarte, y asegúrate de organizar todo lo demás para que puedas estar presente mentalmente, sin interrupciones. Si necesitas pasar tiempo a solas para trabajar en un proyecto de gran envergadura, planifica una reunión contigo mismo por 45 o 60 minutos, lejos de toda interrupción.

¿Qué significa rendir cuentas de éxito? Yo aconsejo a mis clientes que evalúen una vez a la semana cómo han mejorado en la utilización de su tiempo y concentración durante los días anteriores. Para asegurarte de que estás aplicando los cambios que sugerí para mejorar tu productividad y tus estrategias de administración del tiempo, abre tu calendario en un día jueves, que esté al menos a una semana de hoy. En la parte superior de la página escribe, “¿Cómo he administrado mi tiempo últimamente?”. Cuando llegues a este día, reflexiona sobre cómo has utilizado tu tiempo, y si lograste aplicar las técnicas que has aprendido recientemente. Hay algunas ventajas en hacer este informe en la mañana de un jueves en lugar de viernes:

– Puedes experimentar una sensación de logro al revisar el trabajo realizado esa semana, y conseguir una dosis extra de energía para seguir antes del comienzo del fin de semana.

– Te da tiempo para organizar cualquier cosa que necesites finalizar antes de dejar la oficina el viernes por la tarde.

Además, tu mente será más capaz de concentrarse tanto en el trabajo realizado como en lo que aún necesitas hacer, ¡antes de que te ruegue un poco de descanso! Así que adelante, practica estas dos técnicas por una semana, o hasta que veas el recordatorio que mencioné antes en tu calendario. Esto te llevará un poco más lejos en el aumento de tu productividad, para que puedas maximizar el tiempo y la energía que tienes cuando llegas a tu hogar.