Cuando estableces una meta para que lo bueno sea aún mejor, una de las principales cuestiones que te enfrentarás es la de cómo mejorar tu productividad. ¿Has notado que muchas veces cuando te concentras en tu trabajo, y estás llegando a tomar impulso para que las cosas marchen con fluidez, alguien te interrumpe?

Trabajo con muchos clientes que tienen hábitos de productividad saludables, pero se dan cuenta de que cuando intentan terminar algo, muchas veces esto les lleva más tiempo del que habían anticipado originalmente para esa tarea en particular. A menudo esto ocurre como resultado de las interrupciones: un compañero que necesita algo de ellos, una llamada telefónica de un cliente, un miembro del equipo que tiene preguntas acerca de un proyecto.

Cada vez que alguien te interrumpe o te distrae se corta la energía que estabas aplicando para hacer avanzar tu proyecto, y necesitas comenzar de nuevo – no necesariamente desde cero, pero necesitas reunir fuerza nuevamente para seguir desde donde dejaste, y podrías perder unos valiosos minutos intentando descubrir dónde estabas exactamente.

Si esto te suena familiar, necesitas hacer algunos cambios para maximizar las distracciones – ¡y minimizarlas luego cuando estás concentrado en tu trabajo! (Descubre más acerca de esto en la página 39 de Your Best Just Got Better…)

Las siguientes son tres maneras fáciles en las que puedes minimizar las interrupciones durante una sesión de trabajo: • Ve a un lugar donde puedas estar solo por 45 minutos, puede ser otra oficina o la sala de conferencias, o incluso la cafetería. Al estar lejos de tu escritorio, no podrás recibir llamadas o revisar tu correo electrónico.

Si llevas tu computadora personal, recuerda que durante este tiempo te concentrarás en el trabajo, así que evita hacer cualquier cosa que no esté relacionada con eso. • ¿No puedes dejar tu escritorio? Aún así puedes tener una “reunión de trabajo contigo mismo”, simplemente utiliza un cronómetro digital – ayuda: en internet hay algunos cronómetros gratuitos que son geniales – y establece una sesión de trabajo de 15 minutos. Durante este período, podrás concentrarte en una parte del trabajo, y luego el cronómetro te avisará cuando haya transcurrido el tiempo.

Al finalizar puedes establecer otro período de 15 minutos, o hacer otra cosa. Te recomiendo informarles a tus compañeros de trabajo y miembros de tu equipo que no estarás disponible durante este período corto de tiempo porque necesitas concentrarte en un proyecto en particular. Deberán respetar este tiempo y esperar un poco más para interrumpirte. ¡También puede ayudar a que ellos se vuelvan más independientes! • Antes de comenzar una sesión de trabajo, piensa en las personas que podrían interrumpirte – puede ser un miembro de tu equipo, un cliente o incluso un gerente – e interrúmpelos tú primero. Puedes utilizar el tiempo que tienes disponible antes de un período de concentración para ponerte en contacto con ellos y anticiparte a cualquier pedido que puedan hacerte. También puedes mencionar que no estarás disponible durante los siguientes 45-60 minutos porque necesitas enfocarte en una tarea específica que debes completar. Ellos comprenderán y estoy seguro de que respetarán este período de concentración, y evitarán interrumpirte. Esto no solo te ahorrará varios minutos por día, sino que también puede lograr que tu equipo sea más eficiente e independiente. Adelante, inténtalo durante cinco días. ¡Y no olvides compartir tus resultados!