Si has leído algunos de los mensajes anteriores, o si le echaste un vistazo a mi libro, sabes que el objetivo es alcanzar el siguiente nivel de productividad, usando tu tiempo, tu concentración y tu energía en una manera más eficiente. Ha llegado la hora de detenerte por un instante y pensar por qué quieres hacer todo esto. Cuál es la razón por la que quieres hacer de lo bueno, algo mejor.

A medida que pones en práctica algunos de los consejos que compartí contigo en las últimas semanas, notarás que comienzas a trabajar diferente, y te sentirás animado a ir por más. Cuando consigues completar más proyectos, utilizas mejor tu concentración y tu energía; comienzas a divisar nuevas oportunidades que te llevarán al siguiente nivel de profesionalismo. Tómate 5 minutos ahora para considerar los factores que pueden ayudarte – o ser un obstáculo – para lograr más metas:

Creer que es posible. Las personas que están en la cima de sus profesiones – ya sean las ciencias, el deporte o los negocios – constantemente afirman que un ingrediente es esencial en su receta para el éxito: su mentalidad. Ellos creen en poder lograrlo, y visualizan su éxito antes de que ocurra. Sigue su consejo y visualízate a ti mismo en el lugar donde quieres estar. Es una muy buena manera de predisponerte para el éxito.

No se trata solamente de pensamientos positivos. Considera todo lo que has hecho hasta ahora para llegar hasta aquí, y las razones por las que mereces ir más lejos. Piensa en lo méritos y en tus logros previos, así como en los esfuerzos que realizaste, y pronto convertirás tu pensamiento positivo en resultados tangibles.

¿Qué cosas evitan que alcances tus metas? Piensa en tus TMIs (Tareas más Importantes), y en aquello que haces AHORA que consume una gran parte de tu tiempo y tu energía, evitando que te concentres en lo que realmente importa. Esta vez voy a pedirte que hagas una lista diferente: incluye solo las cosas que debes “dejar de hacer”. Puede ser por ejemplo, dejar de leer noticias de chismes mientras trabajas, o revisar innumerables archivos para encontrar el que estás buscando. Reflexiona sobre tus hábitos y decide qué cosas necesitas dejar de hacer, para poder enfocarte en tus TMIs.

¿Estás pasando tiempo con personas que piensan en grande? Hazte la siguiente pregunta: ¿Estás rodeado de gente que limita tus pensamientos? ¿Estás pasando tiempo con alguien que tiene una mentalidad negativa? Las personas con las que pasamos nuestro tiempo son una de las tres grandes influencias sobre nuestra productividad. Para comenzar a generar ideas más grandes, planifica reuniones frecuentes con personas que tienen una mentalidad positiva y que les gusta pensar en grande.

Mientras consideras estos factores, prepárate para seguir adelante en el camino del desarrollo, tanto personal como de tu vida laboral.

(En esta photo, estoy charlando con Jeff Weiner, el CEO de LinkedIn)